CONCURS DE MICRORELATS DE BALCÓ DE
SANT ANDREU DE LA BARCA

  • Participa i gaudeix del Concurs de Microrelats de Sant Andreu de la Barca. Amb un màxim de 150 paraules i començant amb la frase: "Vaig sortir al meu balcó...", si és en català; o bé "Salí a mi balcón...", si és en castellà.

     

    Tots els microrelats seran publicats a mesura ens vagin arribant.

     

    Teniu fins al 27 d’abril per participar enviant el teu microrelat.

  • A continuació, pots consultar aquí: "Les bases del concurs".

  • Per participar, fes arribar el teu microrelat (amb la informació requerida a les Bases de Participació) al correu de cultura@sabarca.cat ,  indicant:

    • A l’assumpte del correu: Concurs Microrelat de Balcó de Sant Andreu de la Barca.
    • Adjunto al correu: el microrelat en un arxiu amb extensió .pdf o .doc
    • Al cos del cos del correu: un pseudònim i telèfon de contacte.


    Recorda! Tens fins al 27 d’abril de 2020.

  • Hi haurà cinc premis repartits de la següent manera:

    • 1r premi: 2 abonaments “Festa de Sant Andreu” per anar a veure les obres de teatre programades al Teatre Núria Espert en el marc de la Festa de Sant Andreu 2020 i un àpat per a dues persones a un dels quatre restaurants participants.
    • 2n premi: 2 entrades per qualsevol espectacle de la temporada de teatre setembre- desembre 2020 del Teatre Núria Espert, un àpat per a dues persones a un dels tres restaurants participants i un lot de llibres.
    • 3r premi: 2 entrades per anar al Cinemes Atrium, un àpat per a dues persones a un dels tres restaurants participants i un lot de jocs.
    • 4t premi: 2 entrades per anar al Cinemes Atrium, un àpat per a dues persones a un dels tres restaurants participants.
    • 5è premi: 2 entrades per anar al Cinemes Atrium i un joc i un llibre.

     Premis especials per les millors obres infantils

    A més, entre tots els participants es sortejaran 2 entrades per la programació del Teatre Núria Espert setembre – desembre 2020 i 2 entrades per anar al Cinemes Atrium.

     

    Els premis són gentilesa de l’Ajuntament de Sant Andreu de la Barca, del Teatre Núria Espert, del Restaurant El Palau Vell, del Restaurant Bendita Tapa, del Restaurant Dgustam, del Restaurant Dtaping, dels Cinemes Atrium, de l’Illa dels Llibres, de Devir i de Reservoir Jocs.

Els meus pensaments

Vaig sortir al meu balcó i allà estaves tu més brillant que mai ,el meu estel. Et miro i recordo de quan m'explicaves les teves històries de la “Guerra Civil”, el fet de no viure amb llibertat ,de no poder abraçar a la família, la gent moria sola. Estic trista perquè estem patint una pandèmia i és el mes semblant a una guerra , estic confinada a casa amb el meu marit i fills , que per cert entremig de tot estic vivint moments únics amb ells, que hem fan cada dia més gran i forta. El fet de no poder abraçar als meus i amics, el fet de veure'ls i no poder abraçar, no poder tocar-los, és molt dolorós. De tot això el que m'ha ensenyat és amagar-me i trobar-me a mi mateixa. Només queda una mica més per arribar al final i així mirar endavant i començar de nou.

Abraçada.

Vaig sortir al meu balcó però una part de mi seguia dins. A les escletxes de la por. Havia somiat que les baranes em rebrien amb gust. Que les flors escamparien la seva millor aroma. Res anava com jo havia imaginat. El sol sempre lluïa com avui? Els veïns del davant, eren els mateixos? Dins i fora tenien sentit? Les hores passades a l’interior havien resultat productives, creatives. Ara, les passes fins a l’exterior, havien estat insegures. El balcó era el de sempre, segur. Però el notava estrany. Perduda aquella intimitat de les nits d’estiu, dels brindis amb la parella. Com si ell també hagués estat confinat. No ens retrobàvem amb la calidesa i sinceritat somiades. Pot un balcó fugir del seu estadant? Ens enyoràvem. Poc a poc calia restaurar la nostra relació. Sempre llegeixo al sol, miro, observo i escolto la vida del carrer. Era moment de renéixer.

MICRORELAT AL BALCÓ

Salí al balcón a las ocho a aplaudir como todos los días cuando de repente apareció algo inesperado. ¡Un dragón grande y verde estaba volando frente a nuestras narices! Cuando iba a entrar dentro el dragón se acercó a mí y me entregó una cadena de la cual colgaba un extraño símbolo. Al día siguiente me levanté un poco mareada aun con la condena colgando de mi cuello cuando de repente iba a coger el brik de leche, el brik se acercó solo a mi mano, flotando, cosa la cual me asusto un poco pero no le di mucha importancia, ya que pensé que me lo había imaginado, hasta que llegó la tarde…Yo estaba tumbada en el sofá cuando quise cambiar de canal , estire a mano para cogerlo cuando se elevó llegando hasta mi mano, una cosa me quedó clara entonces, el collar me había dado poderes mágicos.

PER UN TEMPS EFÍMER

Vaig sortir al meu balcó com cada matí. M’agradava aturar-me durant uns segons i poder aguaitar cada petit detall que m’envoltava que fos assolible des d’aquell cinquè pis. Veia somriures de persones que no esperaven veure’s, flors de color intens que enlluernaven a tot aquell que passés pel costat, homes i dones a correcuita fent tard, ocells coblejant en un to melòdic i un munt de nens gaudint del sol enlluernador que feia pintar el cel de color del mar mentre que els gossos jugaven carregats d’energia expressada en els seus ulls. Només en aquell moment del dia les coses brillaven en la seva essència mostrant-se tal com són, sense manca de detalls ni sentiments perquè potser era aquell balcó, el que per un temps efímer, em mostrava les coses més apreciades que amaga la vida.

EL VALOR DE LAS COSAS

Salí a mi balcón, como cada día desde el inicio de la cuarentena, cuando pensé en qué pasaría si aquella vez fuera la última. Fue en ese preciso instante que pensé en todas y cada una de las cosas que me rodean. Sonreí. Me sentí afortunado por todo lo que tenía y pensé en que hay que disfrutar lo que un día se tiene, porque puede que al siguiente ya no esté; hay que valorar lo que un día se tiene, porque puede que al siguiente ya no esté; pero sobre todo hay que querer lo que un día se tiene, porque puede que al siguiente ya no esté. A veces buscamos rubíes ajenos sin pensar en el diamante que tenemos en casa.

Imágenes latentes

Salí a mi balcón. Los aplausos homenajeaban a la primera línea de defensa en esta ardua batalla. Gente normal que, enfrentada cada día a un enemigo invisible, hacía cosas admirables. Me quedé allí largo rato. Ya no se oían aplausos, ni sirenas, ni risas, ni voces. Todos se habían retirado a su confinamiento. Nunca habíamos usado tanto esa palabra, pensé esbozando una sonrisa. Me quedé en el balcón, mientras una ola negra de oscuridad lo cubría todo. Hacía frío, pero permanecía estática, ensimismada, en tenso silencio. Saldremos de esta, me gritaba sin voz, pero no seremos los mismos. Las sonrisas, los besos, las caricias, los momentos compartidos y los abrazos adquirirán un nuevo significado. Todo aquello que creíamos una rutina se transformará en algo extraordinario. Disfrutaremos de aquellas pequeñas cosas de las que nos creíamos propietarios, hemos aprendido súbitamente que no nos pertenecen. Momentos que permanecerán como una imagen latente.

EL GIR INESPERAT DE LES NOSTRES VIDES

VAIG SORTIR AL MEU BALCÓ... CONVERTIT EN EL PUNT DE MIRA D’UNA CÀMARA FOTOGRÀFICA. I VAIG VEURE LES RIALLES DELS NENS QUE JUGUEN RERA ELS VIDRES ENTELATS, CONFINATS LLUNY DELS PARCS I LES ESCOLES. I VAIG CAPTAR LES MIRADES PERDUDES DELS JOVES ADOLESCENTS PRIVATS DE L’ESBOJARRADA LLIBERTAT A LA QUE ESTAN ACOSTUMATS. I VAIG NOTAR LES PORS DE PARE I MARES QUE HAN PERDUT LA FEINA I INTUEIXEN LES PENURIES ECONÒMIQUES QUE HAN DE VENIR. I VAIG CAPTURAR LES IMATGES DE PERSONES AMB SOMNIS TRENCATS PER LA MALALTIA, EL SOFRIMENT DE MOLTS I LA MORT D’ALGUNS. I VAIG COMPADIR LES PERSONES LLUITADORES QUE SENTEN COM SE’LS ESCAPA LA VIDA ATRAPATS EN UN LLIT D’HOSPITAL SENSE UNA MÀ CONEGUDA QUE ELS ACOMPANYI. VAIG ESCOLAR EL SILENCI DE LES PREGUNTES SENSE RESPONDRE, DELS DUBTES I DE LES INCERTESE SOBRE EL PRESENT I EL FUTUR DAVANT DEL GIR INESPERAT DE LES NOSTRES VIDES.

Somnis a la finestra

Vaig sortir al meu balcó i els rajos del sol van penetrar la meva pell. Sentia la seva escalfor i em van generar un somriure als llavis. Vaig respirar profundament, agraint la brisa suau que circulava. Trobava a faltar la gent al carrer, rient, conversant, abraçant-se o simplement asseguda a un banc veient vianants passar. La gent donava vida. M’imaginava com podien estar altres persones a les seves llars. Ja portava una estona al balcó, quan vaig escoltar la meva mare, a l’altra banda de la pantalla. Em vaig dirigir cap a l’escriptori per parlar i fer-li companyia. No la podia tocar ni donar-li un petó. Em vaig girar de nou de cara al balcó, i només vaig veure una finestra petita, a través de la qual es filtraven uns rajos de sol. “Tant de bo tingués un balcó”, vaig pensar.

MICRORELAT

Vaig sortir al meu balcó,, a les 8 del vespre per aplaudir. M’ho passo d'allò més bé, perquè li agraïm als sanitaris tot l’esforç que fan dia rere dia. Cada dia em fixo si hi ha un veí nou a la meva comunitat de veïns. A vegades, fèiem molt de xivarri, com xiular amb el xiulet o encendre i apagar les llums del balcó. Ara, ja no gaudeixo com abans, perquè aplaudir cada dia cansa una mica. Però de tota manera, espero amb ganes a que arribi aquesta hora del dia perquè em toqui una mica l’aire. Al meu balcó es on desitjo estar sempre, encara que no gaudeixo tant com abans, hagués donat el que fos per poder-me passar tot un dia sencer al balcó, a l’aire lliure i no haver estat tancat a casa. A vegades, surto per no estressar-me de tant estar a la “cova”. Jo vull quedar-me allà, a fora perquè em toqui una mica l’aire, perquè em torno boig.

Sort del balcó!

Vaig sortir al meu balcó a tirar-me un petarró. A casa només m'ho permeten al lavabo i quan és a un altre lloc, diuen i rediuen que sóc un brut i empastifo l'aire de convivència. Amb onze anys i ser nen es porta difícil això del confinament. Quin avorriment! Sort del balcó! Que si no puc sortir a jugar, que si només puc veure els amics per "Zoom", que si deures virtuals. Quin estrès! Jo que pensava que això seria bufar i fer ampolles. Alguna cosa així com unes vacances divines mirant la tele i jugant tot el dia. Però no. Això s'ha m'ha passat d'espavilat. Faig més deures que mai, estic controlat pels pares i els profes em fan estudiar cada dia. Serà ben veritat que quan em deixin tornar a l'escola seré el primer d'estar content a tornar a aquella rutina tan insanament saludable. Un pet lliure i a volar alleugerit.

M. Vintage

Vaig sortir al balcó, però va pensar en la terrassa. Un matalàs gran hi cabia perfectament. Podria agafar llençols i un parell de mantes. A les nits ja no feia tant fred. El menjar no el preocupava. De moment es prepararia uns quants entrepans, fruita i aigua. Ja demanaria el cafè dels matins. I si li portaven el cafè, li podien portar el diari. Ho entendrien. Volia estar sol. També li podien carregar el mòbil i l'ordinador cada dos dies. Tenia Netflix. I portar-li més llibres. De moment n'agafaria tres o quatre. I la novel·la que tenia començada. No feia mal a ningú. Potser era egoista. Des de la seva podia arribar a més terrasses. Tres com a mínim. I potser li portarien més menjar i llibres i cafè i diaris i revistes. Tothom el podria ajudar. Però ell, a qui ajudaria? L'endemà no em vaig fixar si encara hi era.

Esperar

Salí a mi balcón intentando encontrarte a ti en el tuyo, pero queriendo verte debajo de mi portal esperando a que te dejara entrar. La situación nos lo impide, y ahora tú y yo estamos encerrados a lados opuestos de la calle. De momento me conformaré con copas compartidas de botellas diferentes, observar las estrellas a veinte metros de distancia que separan nuestros balcones y a escuchar tu voz rasgada a través de un altavoz. A decirnos verdades a medias (estoy deseando salir para volver a clases {verte a ti}) y mentiras a ratos (hablar por aquí es casi como tenerte delante). Y el resto de nuestros sentidos se tendrán que esperar a que las distancias de seguridad sean nulas, ¿pero no hace la espera más querida la recompensa?

LA VIDA ENTRE BALCONS

Vaig sortir al meu balcó. Eren les vuit. Tothom havia sortit a aplaudir. Després de cinc intensos minuts, amb petards i fins i tot focs artificials, el meu germà petit de només quatre anys, va començar a cantar. Tot seguit, una veïna de l’edifici oposat al nostre es va afegir, i junts, van fer tres cançons. Tararí, tararà. Aplaudiments! Després, un altre veí, que és xef, ens va ensenyar a fer tiramisú. Va ser divertit veure al veïnat cuinant i rient al balcó. Ell, al confinament, li diu confitament. Per finalitzar, i abans de sopar, el veí de l’àtic, monitor de fitness del Complex Esportiu L’11, ens va fer classe on vaig acabar ben vermella, ben suada i ben oxigenada, Amb tot a aquest espectacle, ja eren les deu del vespre!!! Tots els veïns van treure una taula, i vam sopar tots plegats,…des del balcó.

APRENDIMOS A LUCHAR SIN ARMAS

Salí a mi balcón y todo cambió… Un vuelco dio mi corazón Lo que nunca esperas… A mi país, mi ciudad, mi barrio el confinamiento llegó. Recuerdos golpean mi mente, los días pasan, con desolación. Cuarentena es la explicación. Covid-19 la culpa tiene. Empresas, colegios… Cerrados los tienen. Enfermos, médico y enfermeras, colapsados tienen hospitales, hoteles, polideportivos habilitados. Yo me quedo en casa, es la solución. 40 días de encierro… Y aún se alarga más. Nostalgia de fiestas, de bodas, paseos de la mano… España, mi gran país torturado y humillado! No tiene armas para luchar, pero la vacuna encontraran. Todos aprendimos, más fuertes y humanos reforzamos, sin distinción, ni clases sociales. deseando lo mismo… Deseamos libertad, volver abrazar, besar… Ese padre, esa madre, amigo/a... pero ese día está al llegar, cada vez mas cerca esta. Sigo mi lucha. Yo y los míos #NOS QUEDAMOS EN CASA Y TU??

DECEPCIÓN

Salí a mi balcón… ¡Que decepción! 40 días encerrados. COVID-19 la culpa tiene. Las noticias nos alientan, bajadas de muertes les alegra, pero a mi no me anima, lista de contagiados sigue para arriba. ¿Cual es la conclusión? Engañados nos tienen, aparte de encerrados, 45 días encarcelados. 1 hora permiten salir ahora, médicos, enfermeras, empleados de supermercados, policías y bomberos. !Madre mía! ¿Que deben de estar pensando? Señores de Estado: ¿Es la solución? 23 horas encerrados. 1 hora paseando. ¿Al virus nos enfrentamos? Hoy dia 26 de abril, desde mi balcón; Niños de la mano, bicicletas, patines y pelotas, viendo como el rostro, se lo tocan con la mano. Políticos: !Aclararos! y dejar ya de engañarnos. Dónde está la diferencia, 3, 6, 10, 20, o 30 años. Si en casa nos quedamos, todo por una hora lo sacrificamos. Hablar ya de una vez claro y, ¡DECIRNOS YA HASTA CUANDO!

Dos granates

Salí al balcón buscando tu olor de noche, tu oscura silueta que se enciende con la chispa de una piedra en ese balcón al otro lado de la orilla, estos ojos que juegan a encontrarte ya no lloran por no verte, pues el cielo les complace con la luna y su semblante. Pero ay las manos, añoradas de tu piel y tu cabello acarician la baranda, suavemente, hasta su extremo y allí con fuerza se agarran. Agachado, entre agujeros veo esa luz de tu ventana, la única de todo el bloque que raramente se apaga. Vuelvo el rostro de esa imagen en mi memoria estampada, pues hay muchas más ventanas con sus persianas bajadas, bajo así las de mi cara y pido amor y fuerza. Para mí, para ti, y para las familias que descansan acostadas, y a la fuerza del destino que reúna nuestros sueños en una sola almohada.

Un pueblo

Salí a mi balcón por la mañana para volver a sentir el sol en mi piel y oír de nuevo el trino de los pájaros, para reencontrarme conmigo de nuevo… Pero, sobre todo, salí a mi balcón para sentir la fuerza y la solidaridad de un pueblo. Un pueblo que no entendía de colores ni banderas, porque sabía que la salud y el bienestar de todos era lo primordial. Un pueblo capaz de levantar un hospital y de formar un ejército de máquinas de coser para confeccionar sonrisas y trajes de nuevas ilusiones capaces de llenarnos de vida y alejar los temores. Un pueblo capaz de animarnos desde las vacías calles o de balcón a balcón. Un pueblo que, olvidándose de todo lo pasado, cantaba por la noche al unísono una canción de esperanza, fuerza y agradecimiento a todos los que estaban ayudándonos. Un pueblo, nuestro pueblo.

El tiempo es un aire

Salí a mi balcón y vi cuatro golondrinas que iban y venían, iban y venían. Yo, que ni iba ni venía, recordé cómo corría tras de ti, y tú de mí, y las olas tras la arena, y tras las olas la arena. A la tarde siguiente, cuando volví al balcón, tuve que acordarme mucho más, del mar, de tu cara, porque había muchos más pajarillos. Al otro día hubo muchos, muchos más... Una semana después el cielo por entero bailaba de belleza, al son del vaivén de las golondrinas. Yo, que andaba tan quieto, tan quieto, sentí un afilado dolor que rompía mi pecho, y de mis carnes brotó la delicada flor de la melancolía. Entonces, borracho de ausencia, rogué en voz alta: A ti que vas y vienes, lugar del mundo. Subí la cuesta persiguiéndote, ahora la bajo detrás tuyo.

LA PEPETA

Vaig sortir al meu balcó com cada dia, d'ençà que es va decidir que a les vuit hem de sortir a agrair la feina de les sanitàries. I al mirar davant de casa, en un edifici vell, vaig veure com la senyora Pepeta no va sortir tampoc aquell dia. Dies enrere m'agradava veure-la repenjada a la barana del seu balcó amb el cabell llarg i amb els llavis pintats, com una Pepa. Per això li deia la Pepeta. La tenia vista pel barri, sempre anava del bracet de qui creia que era el seu fill: un home ben plantat, d'uns seixanta anys amb un caminar elàstic, elegant. Avui m'han dit pel WhatsApp que la Pepeta des de fa pocs dies que és vídua, El senyor ben plantat, va morir d'un infart fulminant. La Pepeta de 93 anys ara és vídua i ja no surt al balcó.

ISADORA

Yo salí a mi balcón y me encontré todo el pueblo aplaudiendo por los sanitarios, por los policías, por la guardia urbana, por los del ejército, por los que se quedan en casa y por todos los que ayudan para superar esta pandemia mundial llamada covid-19.La mayor parte de la gente que sale a la calle es porque tienen un uso responsable por ejemplo ir a comprar, sacar a pasear al perro, ir a trabajar a un centro de sanidad, un centro de ancianos o a desinfectar algún centro de máximo riesgo como puede ser un centro de ancianos. Siempre que veo las noticias y la gente se recupera me alegro muchísimo. Me alegro de que haya sanitarios que estén dispuestos a ayudar a las personas contagiadas por el covid-19 y que protejan a las personas que puedan estar contagiadas y a las que no están contagiadas. Influyen bien.

RESISTIRÉ

Salí a mi balcón. El aguacero había sembrado la tarde de tristeza y melancolía. Los últimos rayos de sol se escondían tras nubarrones negros. Los vecinos se asomaban tímidamente tras las cortinas alzando la vista al cielo. Llovía. Un niño reseguía con la yema de los dedos el contorno del arcoíris colgado en el tibio cristal de la ventana. Llegaba hasta mí el eco de la soledad, los suspiros y ausencias de los balcones, el sordo miedo a un enemigo invisible que nos tenía confinados. - ¿No aplaudimos hoy, mami? - Llueve-. Me encogí de hombros resignada. - ¿No salvan vidas los médicos cuando llueve? - Sí, sí lo hacen. Me hizo a un lado, trepó a una silla y empezó a aplaudir. A él se unieron otras manos, el aplauso reventó el silencio un día más y el nuevo himno nacional se sumaba al homenaje. Resistiré.

ENYOR DEL SILENCI

Vaig sortir al meu balcó i menys mal que en Manel em va aferrar una cama, sinó la meva silueta hagués adornat la vorera davant de casa com una catifa. Ja no ho resistia més, casa meva semblava un set de televisió en “prime time”. Els nens havien muntat una gimcana que passava per damunt de la taula del menjador, dels llits de tota la casa i dels fogons de la cuina (no es pot fregit carn empanada amb nanos saltant damunt dels focs). Les meves filles feien assajos coreogràfics al menjador i el meu marit havia patit una regressió retrògrada reviscolant amb els antics companys d’acne un conjunt que cantava cançons dels anys seixanta, convertint el despatx en estudi de gravació. I pensar que en començar el confinament vaig pensar que seria una gran oportunitat de retrobament familiar. Com enyoro el senyor Ramón de l’oficina, sempre tan silenciós.

Monbusca

Vaig sortir al balcó, dos minuts abans de les vuit del vespre com cada dia (després de tants dies confinats, aquesta és la sortida diària més esperada), només sortir, instintivament, la mirada se me’n va cap al bloc de pisos que tinc just davant; al balcó on sempre hi surt un senyor d’edat avançada que no ha fallat mai en aquest homenatge tan sentit. És el primer en sortir i el darrer en marxar, no deixa d’aplaudir ni de seguir el ritme de les cançons amb la seva llanterna, sempre sol, però sempre amb una alegria encoratjadora. Em desperta una tendresa enorme, i sé que no soc l’única, ho veig a la cara de molts veïns. Tan debò tot plegat ens serveixi per treure’n una bona lliçó “l’important en aquesta vida són les persones, no les coses, a elles no les trobem a faltar”.

¿SUEÑO O REALIDAD?

Salí a mi balcón, silencio, soledad, tristeza, angustia, miedo, inseguridad, dolor, es lo único que soy capaz de ver en los ojos de mis vecinos, de mis abuelos, de mi familia. Siento miedo, igual que ellos; tercer día de confinamiento, mi padre ya no tiene fiebre, sigue encerrado, sin contacto. Pero mi madre… mi madre sigue con tos y ahogos, ni siente ni el gusto, ni el olfato. Pasan los días, con llamadas de los médicos, aplausos de los vecinos… más días de confinamiento; mi madre no mejora, miente, yo sé que miente, no quiere dejarnos solos. Cuatro semanas de confinamiento, mi padre debe ir a trabajar. Ahora dicen que es esencial, no lo entiendo. Mi madre sonríe, canta y vuelvo a escuchar ese: “JOEL ESPABILA”, yo sonrío, aplaudo con mis vecinos, mi hermana, mi familia. Calma… Falsa serenidad, esto solo ha sido una batalla,

Migajas

Salí a mi balcón y vi como una madre le repetía a su hijo la importancia de las pequeñas cosas. Sentados en la terraza de una cafetería ambos disfrutaban del desayuno, leche y tostadas. El niño, curioso, movía la cabeza en busca de un objeto diminuto.

- ¿Mamá, pequeñas cómo las abejas, la sal o el anillo que te regaló papá? -preguntó observando los ojos de su madre.

Sonriendo la mujer afirmó con la cabeza.

El niño alejó la mirada de la mesa y, levantando la mano, señaló hacia arriba:

- ¡Mamá, ese avión es pequeñísimo, debe de ser muy importante!

La mujer volvió a sonreír, dubitativa esta vez. Quizás su hijo no había comprendido lo que pretendía enseñarle, o quizás era él quien le estaba enseñando algo. Les dieron las migajas de pan a los gorriones que revoloteaban cerca y madre e hijo se fueron contentos.

Cuando todo vuelva

Salí a mi balcón pero volví para adentro, en ese momento, sentí una gran tristeza, un gran vacío, un mar de llantos, me senté, me levanté y volví a salir a mi balcón a oler esa tristeza para volverla alegría, a llenar ese vacío con fuerza y ese llanto con unos fuertes aplausos. Extraño este silencio, pero cada día a la misma hora se escucha ese alboroto que nos hace más cercanos. Pienso en los que nos han dado tanto y ahora tenemos que dárselo a ellos, por ellos y también por nosotros, resistiremos a esta nube gris que ha venido, pero se irá pronto. Y cuando nos volvamos a ver nos abrazaremos y viviremos olvidando lo pasado, pero habiendo aprendido lo que hemos vivido.

Esperança

Vaig sortir al meu balcó i vaig sentir… esperança… esperança, d’estar adormida i que aquell malson acabés al despertar-me, esperança que passés aviat aquella angoixa que m’oprimia, esperança de no perdre a ningú pel camí, esperança de tornar a abraçar aviat a tots el que estimo, esperança de veure de nou els carrers plens de vida, esperança de sentir els parcs i places plens de rialles infantils. I vaig veure una llum dèbil, però que il·luminava amb una força inusual dins la foscor, que em va dir: Ens en sortirem !! El sol tornarà a brillar i amb més força !!

LOS BALCONES

Salí a mí balcón como naciendo, los bloques de la ciudad dormitorio son como enormes alacenas y sus balcones los cajones abiertos que muestran lo que en su interior guardan: sombras al atardecer, besos y pedacitos de historias que en ocasiones se cuelan por los barrotes de las terrazas precipitándose al asfalto.

Los balcones son como la proa de un barco a la deriva en un mar hecho de tiempo y dudas. Observo, contemplo e inhalo el aroma de las calles, de los sueños tras las ventanas, de la lluvia dibujando mapas en las fachadas. Las sábanas mecidas por el viento ondean como banderas, esas banderas son las que quiero defender. No me gusta salir al balcón en primavera porque las flores me llenan de presente; salí de mí balcón para volver a tierra firme, la tierra que nos verá abrazarnos cuando de nuevo abramos la puerta.

El día a día

Salí a mi balcón donde día a día se vuelve cada vez más familiar, ya que hemos creado un sentido que estaba perdido, la colaboración y la proximidad donde a las 20h todos los balcones aplauden con fuerza a nuestros héroes.

Hemos aprendido que todos somos iguales, que entre nosotros no hay ninguna distinción ni ninguna distancia. Esta situación que nos ha tocado vivir aislados, lejos de los que queremos, de nuestros padres, abuelos, hijos, nietos…

Cambiará todo lo que nos rodea y miraremos la vida de otra manera con lo que realmente importa, será importante un abrazo, poder cogernos de la mano, el contacto con la familia, salir con los amigos, salir a pasear, correr libremente, la naturaleza, todo eso que nos gusta y nos hace felices.

Pronto acabara y quedara en nuestros recuerdos más tristes, pero sacaremos una sonrisa de todo lo que podremos hacer con más fuerza.

Perquè si no, quan?

Vaig sortir al meu balcó per agrair i reconèixer la feina ben feta de les persones que sostenen el país, no pas heroïnes sinó treballadores reals apassionades per la seva feina i realitzada amb uns mitjans escassos. Vaig sortir i em vaig trobar amb una quantitat de veïnes i de veïns que mai havia vist des de casa, potser hi eren però jo no els veia. Tampoc veia totes les habilitats i activitats que podia fer dins d'aquests quatre murs, la pintura, l'escriptura han fet que descobreixi un altre jo, un jo, que era conscient que existia però que no podia sortir encara. Pot ser, aquest moment de pausa en les nostres vides, ens ha servit per trobar-nos, estar més amb la família, ja que a causa de la rapidesa en la qual estem acostumades a viure a vegades ens oblidem de fets essencials com estimar i ser estimat.

NECESITO POESÍA

Salí a mi balcón. Me senté. Quedaban unos minutos. Cerré los ojos y sentí. ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía eres tú. Eso decía Gustavo Adolfo Bécquer. Poesía es cenar es ese restaurante que tanto nos gusta a los dos. Con su café y su sobremesa. Con sus risas. Poesía es llegar a casa. Desnudarnos y amarnos hasta quedarnos dormidos. Es despertarnos juntos. Tarde. Poesía es preparar el desayuno mientras llamo a mi madre y me explica que va a casa de mi abuela. Que la ha llamado. No tiene leche. La echo tanto de menos. Poesía es llamarlas a ellas y quedar en nuestro bar para explicarnos cómo nos va la vida. Que hace una semana que no nos vemos. Y pasan tantas cosas. Necesito poesía ya. Primeros aplausos. Son las 20.00. Poesía es luchar. Poesía es la vida.

DIFERENTES REALIDADES

Salí a mi balcón, era un día oscuro, gris oscuro. Solo se escuchaba el sonido de las gotas de lluvia caer contra el suelo. Pude observar como mis vecinos lloraban desconsoladamente, abrazados entre sí. Seguramente será por la pérdida de algún ser querido. Giré un poco la cabeza y vi a un señor mayor, con más de ochenta años emocionarse al poder ver y hablar con sus hijos y nietos por una pantalla de móvil. Si me fijo un poco más veo a un niño alegre por estar en casa, al fin está tranquilo, sin que se metan con él en clase. Este año ha conseguido estar unos meses más tranquilo. Otros vecinos con miedo por tener que salir a trabajar, mientras, en la pared de al lado, otros vecinos desconcertados por haber tenido que cerrar su negocio. Cada persona vive su realidad, todas diferentes.

TRAICIÓN EN TIEMPOS DE AISLAMIENTO

Salí a mi balcón y me quedé alucinada con lo que veían mis ojos,no me podía creer esta tración de dos personas en las que tanto confiaba. Salí a mi balcón a las 8,como cada día, para aplaudir a aquellas personas que están dando la cara por nosotros durante esta lucha, pero lo último que esperaba ver era a mi pareja con mi mejor amiga. En ese momento no me creía lo que estaba viendo, me puse a temblar, me dio un dolor de cabeza insoportable y note como las lágrimas se apoderaron de mis ojos y la impotencia de mi. Decidí afrontar la situación con la máxima madurez,decidí bloquearlos a ambos, que ellos no volvieran a saber nada de mi ni yo de ellos.

ENYORANÇA

Vaig sortir al meu balcó i em vaig trobar la plaça buida i silenciosa. La mateixa plaça on dies enrere era plena de gent, gent de totes les edats gaudint d’ella, passejant, corrent, saltant, asseguda als bancs i des de la meva habitació podia sentir la remor de les seves veus i els crits i rialles dels més petits, però ara només hi havia silenci, un silenci trencat només pel so de les campanes que em van recordant el temps que portem de confinament. No obstant això, també em van recordant el temps que resta per poder sortir i gaudir de tot allò que ens ha privat aquest maleït virus.

TOTS SOM IGUALS

Vaig sortir al meu balcó, cansat, sense il∙lusió, un dia més amb la incertesa del mon que està per venir. Avui tots som iguals. Sento el silenci, és d’hora. Fa fred. Ho noto a la cara. No sento sorolls de cotxes, ni fàbriques, ni gent al carrer. La cridòria dels nens a la porta de l’escola s’ha diluït a les llars confinades. Sento l’aire que em fa una suau carícia i escolto els ocells, aquí, avui, ara. Això és autèntica presència. La seva melodia em fa escoltar un piano dintre el meu cap i em comença a picar el nas. Tanco els ulls i me’n vaig, lluny, molt lluny, alt, molt alt. A les meves muntanyes. Somio com sempre ho faig allà dalt. Somio que arribarà el dia que no hi haurà banderes, ni fronteres, somio en BLAU I EN VERD. SOMIO QUE TOTS SOM IGUALS.

Cuatro hojas de papel

Salí a mi balcón, necesitaba liberar las tensiones acumuladas. Miré al cielo cómo las nubes libremente circulaban, eché un suspiro al aire y grité: ¿Por qué a mi familia? Dios, ¿por qué? Cerré los ojos cubiertos de lágrimas, me senté y mientras dormía, soñé: Sólo me quedaban cuatro hojas de papel y durante el confinamiento, más no podría comprar. Así que mejor pensar en qué las quería aprovechar. Hice un avión cargado de ánimos; volando se lo envié a los enfermos. Construí un muñeco que saltó por los balcones para abrazar a los que sufrían solos. Escribí una carta para los niños en sus casas encerrados. El último, lo recorté en forma de corazones y al viento los lancé en recuerdo de los que se han ido. Un estruendo me despertó, era el sonido de un petardo que marcaba las ocho. Agradecida aplaudí por los sanitarios y otros trabajadores.

JUEVES SANTO

Salí a mi balcón y nada más atravesar el umbral, tuve un presentimiento. Era la noche de un jueves muy singular, cené con mis 12 amigos, una cena muy austera y familiar. El rocío de la noche humedeció las hojas de mis queridos bonsáis. Se hizo la “Madrugá”, y orando delante de mis olivitos, vi en la lejanía unos gusanos de luz cruzando el rio Llobregat, poco a poco se fueron acercando a mi morada, eran unos personajillos peculiares, desfilando con antorchas, iluminándose el camino. ¿Alto, quienes sois? (pregunté),... somos los “Cosíos” (respondieron), y... ¿qué queréis?,... venimos a aprehenderte, me dijeron, estáis de broma, ja,ja,ja, mejor que os paséis por la “Taberna del Arenas y os deleitéis con un buen desayuno de buñuelos con chocolate. Bona nit, yo me voy a descansar para no caer en la tentación.

Rubita Perica

Salí a mi balcón para admirar el silencio y tranquilidad de la calle, vacía, sin ruido de coches, de motos, de niños... Mientras contemplaba este vacío, escuché una noticia “En el hipotético caso que el Real Club Deportivo Espanyol bajara a Segunda...” Fue entonces cuando me di cuenta que el virus había conseguido parar también la liga, pero el Espanyol seguía último. De repente me trasladé al RCDE Stadium con mi padre, recordaba cantando al unísono toda la afición el himno, aplaudiendo a los jugadores, agitando la bufanda, pero sobre todo los buenos momentos con mi padre. Entonces pensé: “Por favor, que se anule la liga y el Espanyol no baje” pero sobre todo que vuelva al estadio con mi padre, que conozca pronto a mi sobrino Bruno y que pronto vuelva a compartir momentos únicos con mis seres queridos habiendo aprendido a valorar los pequeños placeres de la vida.

SALÍ A MI BALCÓN

Salí a mi balcón y a duras penas logré esquivar los efectos colaterales del guantazo que está recibiendo la humanidad estos días. Nos creíamos invencibles como los antiguos que participaron en la construcción de la torre de Babel y acabaron todos confundidos. Tengo muy claro que de un lado el egoísmo es el tronco del mal del que emergen el resto de calamidades y por otra parte, la humildad y la modestia son valores que cotizan a la baja. Todo esto mezclado en una coctelera se concreta en una sociedad enferma y corrompida que adicionalmente vive inmersa en una guerra global desinformativa que nos está llevando progresivamente a una paranoia colosal. Hay muchos interrogantes sobre China, los EE.UU., la guerra comercial, el poder, la caída de las bolsas mundiales menos China y mientras tanto sin poder cortarme el pelo. Cierto que hay cosas mucho peores.

Vaig veure vida

Vaig sortir al meu balcó i vaig veure vida, ganes de viure, ganes d’entendre. Por, el que és por, no en vaig veure, només era incomprensió. Ens hem de quedar aquí? Doncs ens hi quedem, si només volem viure. També vaig veure infants als balcons, jugant, mirant tot l’espectacle sense entendre res, però sense por, però amb les mateixes ganes de viure, no, perdó, amb més. Saludant als amics de balcó en balcó, aixecant les mans, amb el somriure als llavis. Vaig sortir al meu balcó i vaig veure vida, la vida que sento cada dia quan vaig a treballar a la residència.

DES DEL BALCÓ DE CASA

Vaig sortir al balcó de casa per capficar-me en cabòries en aquestes llargues hores de confinament. Ves per on, he deduït que Sant Jordi ara té un altre enemic. Ja no és el drac ferotge, sinó un de més petit i insidiós, que no treu foc pels ullals, però duu corona i es diu Covid-19. Com anava dient, m’agrada meditar sobre com de presa passa la vida. El temps no passa endebades i hem d’adaptar-nos a la realitat. Així que quan sortim al carrer: Carpe diem perquè al capdavall la vida són quatre dies. Tot i així, se’ls ha d’esprémer per treure’ls tot el suc, perquè si els aprofites bé, és temps més que suficient. Poso punt i final a aquest grapat de records amb un somriure, convençut que la vida és una aventura meravellosa que ha valgut la pena ser viscuda.

El final feliz que todos esperamos

Salí a mi balcón y todavía no me lo podía creer. Todo el mundo estaba en sus balcones, aplaudiendo, gritando, llorando de alegría, nadie se lo creía. Acababan de darnos a todos, una noticia que en otra situación seria completamente irrelevante pero que para nosotros, en ese momento era la mejor noticia del mundo. Hace apenas unos instantes, en todos los televisores de España anunciaban que el tiempo de confinamiento había terminado, que los estragos provocados por la pandemia habían cesado y que todos éramos libres. En los días posteriores a este maravilloso acontecimiento todo era más feliz, hacia buen tiempo y mientras todos paseábamos se podía vislumbrar una radiante sonrisa en el rostro de las personas que tras meses de confinamiento habían vuelto a su vida normal. Esta etapa quedará en la memoria de todos los que la hemos vivido y será para siempre una historia con final feliz.

Desde mi balcón

Salí a mi balcón mientras abría mis ojos y cogía aire con fuerzas. Así comenzaba a presenciar la maravilla del cielo azul limpio, del verde de la montaña formando una pared, el cantar de las aves y ese silencio que se percibe en las calles, ese silencio que a veces asusta y otras se agradece. Se viene a mi mente y se extraña ese ruido de los pequeños que pasaban al colegio, de aquellos que motivados iban y venían del gimnasio, con la certeza de darle vida y salud a su cuerpo. Allí estaban todos esos momentos y recuerdos. Han sido reales, los miraba pero no los observaba. Hoy en cambio, casi obligados al estar aquí, por primera vez al salir a mi balcón, pensé, oí y observé. Pues de esta forma, la naturaleza humana vamos aprendiendo.

Teletrabajo, telecole y Telemaruja

Salí a mi balcón... Salí a mi balcón... y después de más de un mes de no salir de casa, vuelven a ser las 20h.

...a aplaudir, aplausos repartidos que van desde primera línea hasta el cielo.

...que rompen el silencio, entre el Hola al vecino y el miedo, entre la esperanza y la angustia...la incerteza...

De repente...como cuando llega la cabalgata de reyes...¡¡¡¡¡QUE VIENEN QUE VIENEN A NUESTRA CALLE!!!!!

Se oyen las sirenas... hoy se oyen cerca ... suben! Suben!!!

Y se ven sus colores naranjas y blancos que pasan a ser esperanza.... y sale toda la calle al balcón!

Y desde el coche de Protección Civil ...NOS APLAUDEN A NOSOTROS, NOS MANDAN ABRAZOS Y HACEN CORAZONES CON SUS GUANTES!!!!!

... y con 45 años lloro de emoción... hay gente tan buena...pasando con sus sirenas SONRIEN DETRÁS DE SUS MASCARILLAS... y nos aplauden a nosotros!

No hay homenaje más sincero que el profundo respeto.

La libertad de mi balcón

Al salir a mi balcón, al amanecer, vino a recogerme el sol y con suavidad sobre las olas del mar me dejó. Flotando sobre ellas, inundada de rayos de sol. Acompasando mis latidos a su hermoso viene y va. Acariciando con mis dedos la sedosa espuma de mar. Quiso un susurro avisarme… Tienes que regresar… Me vi en la orilla rechazada. Apretando en mis puños arena y sal. Relajé las manos lentamente dejando escapar el tiempo de libertad. Abrí los ojos muy despacio. Asumiendo mi vuelta a la realidad. Allí desde mi balcón. Lancé un guiño al sol. Una sonrisa asomo en mis labios. Al pensar... Y mañana... ¿Qué pasará????

EL BALCON

Salí a mi balcón y podía contemplar el esplendor del sol, la luz brillante penetrando. Era el septuagésimo día de la cuarentena por la enfermedad del Covid-19, todo había empeorado,los hospitales estaban inhabilitados, no había médicos ni curas y el virus había empezado a mutar, la gente que lo padecía daba la sensación que sufrían la lepra y la fascitis necrosante.

Al día siguiente, cuando salí a mi balcón, algo había cambiado, el sol no resplandecía de la misma forma, el cielo se encontraba oscuro y un aire de tristeza recorría el ambiente, las calles empezaron a llenarse de gente armada. De pronto comencé a escuchar golpes en la puerta, en ese momento sentí algo caer al suelo y cuando miré de qué se trataba supe que era mi fin y que la gente venía a por mi.

ME SONREÍA

Salí a mi balcón. La luna iluminaba la noche. Eran las doce y un minuto. Mi gata me miraba con sus extraños ojos, cómo mirando algo detrás de mí. Fue entonces cuando noté su gélido aliento en mi nuca, su garra lacerando mi piel, sus pútridos dientes clavados en mi espalda, mientras mi gata me seguía mirando, casi parecía sonreír mientras la Muerte me atrapaba con sus garras y me devoraba.

Grité.

Grité y me desperté.

Baje de la cama a la realidad.

Caminé tembloroso y aturdido.

Salí a mi balcón.

La luna iluminaba la noche.

Mi gata me miraba con sus extraños ojos.

Las campanas de la iglesia sonaron.

Mi gata me sonreía.

Eran las doce en punto.

ULLERES NOVES

Vaig sortir al meu balcó i va ser just en aquell moment que em vaig adonar que m'estimava aquell trosset molt més del que pensava; que aquell tren que havia maleït tantes vegades, ben mirat tampoc feia tant de soroll; que tenia sort de poder mirar les fulles brillants dels arbres, les mateixes que em van rebre el dia que vaig venir a viure aquí, les mateixes que no havien deixat de xiuxiuejar amb el vent mentre jo m'entestava en ignorar-les. Em vaig adonar que potser no havia valorat prou aquell paisatge, i vaig sentir que ja no marxaria amb rancúnia sinó amb un somriure als ulls. Vaig saber que aquests dies inesperats m'havien robat moltes coses però m'havien regalat un canvi d'ulleres. Ara hauré de vigilar que no se’m trenquin els vidres.

VISTES DEL BALCÓ

"Vaig sortir al meu balcó però no hi havia ningú al carrer. Vaig deixar-me portar pel suau compàs de la naturalesa: els arbres es movien en sintonia amb el vent i els ocells festejaven cantant i ballant que tenen el carrer només per a ells. Les flors creixien dia rere dia i les fulles del arbres també. Aquell instant etern que tant vaig gaudir va ser trencat per un esvalot brusc. Quan vaig mirar al meu voltant, els balcons s’estaven tenyint de solidaritat i felicitat. Els meus veïns aplaudien, cantaven i ballaven orgullosos d’aquells guerrers que lluitaven per fer front a un virus que s’estava portant als nostres estimats. L’ambient era admirable: la gent s’animava mútuament deixant de costat tots els problemes que hi havia en aquell moment. Vaig tornar a entrar a casa orgullosa del meu poble, un poble solidari, unit i amistós."

Voyeurismo mal entendido

Salí a mi balcón y enfrente estaba de nuevo el repulsivo voyeur. Parapetado tras sus gafas de sol escrutaba sin distinción a hombres y mujeres, mientras acariciaba sonriente a su perro. Enervado por su actitud depravada, le miré fijamente; retándole. Y me pareció que mostraba una suerte de indiferencia calculada. Ante tal desplante le grité: «¡Caradura!». «¡Déjalo en paz! », oí decir a alguien. Iba a contestarle, pero vi que el voyeur se movía. Seguido fui empequeñeciendo. Y el máximo grado de insignificancia lo obtuve cuando desplegó un bastón extensible y se dejó guiar por su perro lazarillo. Entré cabizbajo en casa. «Voy a ducharme», le dije apesadumbrado a mi pareja, «a ver si me quito el disfraz de superhéroe y la manía de prejuzgar». Y me contestó con sorna: «¡Date bien detrás de las orejas, a veces quedan restitos de algún prejuicio! ».

AQUELLA TARDE

Salí al balcón, no aplaudí aquella tarde. Empecé a observar a las personas asomadas.... Aquella chica, con su hija, su rostro era valentía, ganas de luchar, nada de lágrimas. El abuelo, aplaudía sin fuerza; una lágrima caía por su mejilla, deseando que su esposa enferma, volviera pronto. Estaba tan solo sin ella. El chico, aplaudía fuerte; Su mujer trabajaba en el hospital; Le preocupaba tanto su salud. María, aplaudía tristemente, tenía tantas ganas de abrazar a sus nietos, pedía a Dios volver a verlos. Adela, desolada, perdió a su madre. Le dolía tanto no haber estado con ella... Vi a esa chica...aplaudía, su mirada perdida. No miraba nada, solo recordaba sus caricias, su olor. Nunca imaginó que la distancia pudiera unir dos corazones, llenos de ilusiones. Jamás se separarían. Yo. En mi rostro, el deseo de que esto acabe pronto. Gracias por dejarme ver un poquito de vuestros balcones.

Osito Pardo

Vaig sortir al meu balcó amb els meus ulls de 7 anys. Sense voler, gairebé com sempre, la meva atenció marxà cap al vell i majestuós roure que des de l'altra banda del carrer vigilava les nostres pausades vides. Des de feia un temps, explicaven a la tele que no es podria sortir de casa. Que era perillós. Des de llavors, el món havia recuperat els seus sons, el seu ritme. Així ho corroborava el vell roure. El menysteniment del silenci era història i amb ell, els sons de la natura; els ocells, la suau remor del vent, la pluja quan queia... podia passar-me hores olorant nous vells olors que creia oblidats per sempre. El sol acariciava tèbiament el meu rostre quan, de sobte, una mà familiar em colpejà l'esquena dient: - Vinga Enric, ajuda’m amb el dinar! Cada dia igual, sembla mentida que tinguis quasi 76 anys!

Aire puro

Salí a mi balcón y al fin pude respirar. Es increíble como nuestro hogar puede convertirse en una condena con tanta facilidad ¿No crees? Me sentí como un delfín del zoo, el cual está toda la vida nadando en círculos. Sin embargo todo parece calmarse cuando vuelves a respirar aire puro, el aire de mi balcón y el del tuyo. Ese mismo aire me huele a paciencia y las palmas me arden. Pero al fin y al cabo simplemente somos motas de polen que están esperando a una brisa fresca para poder volar.

RETORNO O NUEVO COMIENZO

Salí a mi balcón, los últimos rayos del sol bañaban la montaña de Can Xandri, las arterias de Sant Andreu estaban secas de vehículos y viandantes. Del parque, cerrado, brotaba la melodía de la naturaleza, variedad de aves canturreaban en los pinos, a la espera de una noche tranquila, sin ruidos, sin sobresaltos. Un cielo azul, miraba hacia la Montaña Mágica y no se veía neblina, respiraba aire limpio, me sumía en un estado de paz y reencuentro con la madre tierra. De repente, aplausos, gritos, bocinas, cohetes, la hora del agradecimiento. Todavía estamos aquí, esperando impacientes el momento de volver a ensuciar el aire, a explotar los bosques, a ser la voz del planeta, a seguir como antes, o quizás, nos hayamos dado cuenta de que el camino que seguíamos no nos llevaba a ninguna parte. Si una Pandemia no nos abre los ojos, nada lo hará.

¡QUEDATE EN CASA! JUNTOS VENCEREMOS

Salí a mi balcón,…gritaba el silencio. La única melodía que se escucha como si de una canción se tratase, es el sonido de los pájaros. Las calles vacías. El patio del colegio que diviso, llora la ausencia de las carreras y juegos de los chiquillos que por el momento no pueden pisar su asfalto. El cielo azul, como hacía tiempo que no lo veía.Tan solo se dibujan en él unas formas blancas, todas ellas diferentes; como si fuesen algodones que bailan al son que marca la brisa que corre. Sigue el silencio dominando la zona, hasta que llegan las 20.00h...donde vecinos inundan sus balcones para que un fuerte aplauso retumbe en las paredes de todos los edificios, como si de una “fiesta” se tratase, para agradecer a todas aquellas personas que exponen sus vidas al dichoso y malvado bicho.

Loli Loli

“Vaig sortir al meu balcó” Cada día a les 20 hores, quan surts i veus que els aplaudiments t’envolten, és una sensació rara, però molt dolça, ens mirem, tots, no faltem ningú,el nostre veí posa la música, com cada día, i ens traslladem a un mon fort, com tots nosaltres.Ens quedem a casa. Tot acabarà.

Sasha Klein

Salí a mi balcón y ví algo que nunca había visto antes, a gente, gente hablando, ví personas que no necesitaban el móvil para reír, que se tenían una a la otra. Salí al día siguiente, pero volví para adentro, el día era gris, de algún modo la tierra sabía que en ese día se iban a producir el mayor número de muertes, y así fue. Salí al balcón por la noche y otra vez estábamos todos unidos, aplaudiendo, sonriendo y comprendí que no solo tienes que aferrarte a los días azules, también a los grises, aprender que se puede salir de esos días y volver a sonreír, al identificar la sensación de vacío sabrás si es un día al que vale la pena llorar o sonreír y querer volver a sentir lo que en un momento fue, abrazar a alguien. Desde entonces, volví a apreciar lo que era vivir.

Samperdut

Vaig sortir al meu balcó, necessitava respirar una mica dʼ aquell oxigen que mesos abans havia criticat per la contaminació. Però calma no vaij trobar, després dels aplaudiments va sonar música,una veïna seria la que animaria el carrer els pròxims dies. Mai mʼhagués imaginat que una mica de música i uns jocs de paraules entre balcons em distreurien cada vespre. No mʼhavia fixat en el veí del primer que cada dia té més barba, ni la de més enllà que crida molt i mʼassabento de què cuinarà. Mai havíem apreciat la llibertat fins que ens la van treure, la rutina dʼanar a veure lʼ avi es va acabar i també es va acabar la seva vida, el virus seʼl va emportar i tot i que seʼm faci divertit els dies des del meu balcó, vull que sʼacabi aquest malson.

Golondrinas en el balcón

Salí a mi balcón, café en mano. Todavía un poco dormida y entonces las vi. !Habían vuelto las golondrinas!

Divertida las observé revolotear y mentalmente empecé a recitar:

“ Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar,

y otra vez con el ala a sus cristales jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha a contemplar, aquellas que aprendieron nuestros nombres... ésas... ¡no volverán!”

Soy una romántica empedernida, a la que le gustan las historias de amor, por eso siempre me ha emocionado este poema. Pero hoy me quiero quedar con un mensaje optimista: Año tras año la primavera vuelve y con ella las golondrinas.

Así que éstos días mientras tome el café, me sentaré en el balcón a observarlas y disfrutar del momento y cuando se vayan me consolará pensar que aunque quizá no seamos los mismos ellas volverán...

VESTIDOS DE VERDE

Salí a mi balcón el 14 de marzo. Nunca antes me había fijado en mis dos vecinos de enfrente. Y han estado siempre ahí frente a mi portal. Era invierno y se encontraban desnudos… Desde ese día empecé a mirarlos con detenimiento y cariño, y observé que en sus brazos les empezaron a salir como unos puntitos verdes del tamaño de una canica, que crecieron hasta ser como pelotas de pin-pon y pocos días más tarde como pelotas de tenis… hasta que finalmente, bien entrados ya en abril, aparecieron completamente vestidos de verde. Uno de un tono verde- limón, el otro de un verde esperanza. Y ahí siguen erguidos frente a mi balcón. Y sé que pronto darán sombra a mi portal, y me cobijarán del sol cuando salga en verano a la calle a pasear.

LA RESISTENCIA EN TIEMPOS DE GUERRA

Salí a mi balcón, y en la calle no se apreciaba ningún movimiento. El mundo estaba parado. Desde hacía unas semanas nos había invadido el peor enemigo, el invisible, y que sin que nos demos cuenta nos atacaba, y no de frente, sino de formas que nunca hubiésemos imaginado. Era difícil defenderse así, sin ver la cara al adversario, ni saber sus movimientos. Pero lo que nuestro enemigo no sabía, que detrás de cada ventana, asomados en cada balcón, y lejos de las calles, estábamos nosotros, la resistencia. Luchábamos contra el de la forma más pacífica que nunca se conoció en una guerra, sin armas, sin sangre. Solo estábamos en casa, y salíamos al balcón, y un aplauso diario en honor a nuestros aliados, los que van vestidos de blanco, iba debilitando cada día más al rival. Y así, día a día, conseguimos abatir nuestro peor enemigo.

SOLEDADES

Salí a mi balcón y mis ojos buscaban más pupilas, buscaban sonrisas, esperanzas y allí encontré el refugio a esta soledad inquilina que se había instalado en mi casa. Eran la ocho, ya oscurecía, todos los que buscábamos consuelo, encontrábamos en manos amigas que sonaban al unísono de grandes palmadas y ritmo frenético. Eran nuestras armas para liberar la pena compartida de nuestros corazones Eran el ánimo para los valientes que luchaban y defendían las trincheras de la muerte. Eran nuestras lagrimas por almas que se iban, carne y sangre nuestra, corazones rotos Por la pérdida solitaria por el desconsuelo del viaje definitivo en soledad. Cuando salimos al balcón somos la familia que se une, las manos que se animan, los ojos que se mecen en miradas, somos el sosiego, un rezo a la vida y a la libertad.

Iker

Salí a mi balcón como cualquier otro día para observar y contemplar el silencio de las calles y el canto de los pájaros. Puedo distinguir entre las terrazas algunas voces de vecinos o el ruido de algún coche al pasar. No habíamos valorado nada de lo que teníamos hasta ahora, algo tan normal como el salir con tus amigos e ir al bar a tomarte un refresco o a comer. Pero ahora es el momento de recapacitar y valorar las cosas que tenemos, no solo las cosas materiales sino a tu familia y amigos.

NO TODO ES LO QUE PARECE

Salí a mi balcón a fumarme un cigarro. Mientras lo encendía observé como dos policías paraban a un chico joven que llevaba una bolsa de plástico de la compra. El chico entra al portal de enfrente sin problema, supongo que les habrá dicho que iba a subir la comida a un familiar. Pegué la primera calada al cigarro cuando vi por la ventana del piso de enfrente al chico. Otro chico le recibió, pasaron al salón donde entablaron una conversación. De repente el primer chico sacaba la cabeza de una señora mayor de aquella bolsa de plástico. El segundo chico se estremeció poniéndose las manos en la cabeza y gritando. Desaparecen del salón, les intento seguir a través de las ventanas de mi piso. Al final los encuentro en la cocina, metiéndola en el congelador. Me froté los ojos y vi a una señora mayor dándole unas torrijas al chico.

Extrañando

Salí a mi balcón, nuevamente es una noche tranquila, sin ruido de motores, ni de alguna silueta pasando de algún lado a otro, sólo una tremenda luna llena que nos ilumina hasta nuestras noches más oscuras y tristes. Todo ha cambiado desde hace ya algún tiempo, no estábamos acostumbrados a estar en casa porque se nos impusiera, sino por decisión propia. Extraño cosas tan simples y mágicas, como ir al parque, un café en un bar, una caminata por el río o la montaña, una salida en tren a un sitio nuevo. Extraño cuando éramos libres y no lo valorábamos porque era tan cotidiano y normal. Es normal que muchos ahora nos estresemos el vivir estos días así, encerrados, con miedo de salir o que tus hijos o abuelita enferme. Somos privilegiados de estar sanos y mañana volverá todo a la normalidad, sólo quedará en "un triste recuerdo".

Sense tu

Vaig sortir al meu balcó i no et vaig trobar. Recordo aquell moment com si fos ara. Duia la samarreta que m'havies regalat aquell any pel meu aniversari. Era la primavera del 20, la rememoro amb una llàgrima com la que tu m'havies recollit abans de les vacances de Nadal. Havien sigut tants els "bon dia" que ens dèiem de balcó a balcó que, en no veure't, la tristor es va fer cel i el meu cor es va fondre en un trist anhel. No sabia si cridar-te o suplicar-te. Vaig evocar el que sempre em deies de les estrelles i vaig buscar-les. No n'hi havia cap. El cel era clar i tu te les havies endut per regalar-me-les. Com sempre, no les havies embolicat. Aquesta vegada les havies lligades amb un fil de cosí marcant-ne el camí de retorn cap al Roig.

 

MI PEOR PESADILLA MI GRAN REALIDAD

Salí a mi balcón, hacia demasiado calor en mi habitación y necesitaba sentir un poco de aire fresco. Mi sorpresa es que todo había cambiado en cosa de horas, mi calle no era la misma, mis vecinos tampoco, por un momento supuse que era un sueño pero por mucho que me pellizcara la cara todo era demasiado real. Sola, intentando entender que era lo que estaba sucediendo, preguntado a esas personas nuevas que compartían espacio a mí alrededor, para poder encontrar una explicación, pero no la había. Mientras respiro el aire voy intentando recordar cómo era todo horas antes de mi salida al balcón de ese día, ese fatídico día, pero no recordaba nada, todo se había perdido todo era nuevo a partir de ahora. Pensativa, incrédula dejo mi mente en blanco por unos instantes, ya que mi nueva realidad es peor a cualquier ficción, dormiré será lo mejor.

LA TRAICIONERA

Salí a mi balcón porque vi algo que brillaba con fulgor. Centelleaba intensamente y mis ojos, maravillados, no podían hacer más que acechar ese resplandor. Sentí un instinto animal que me exigía avanzar cada paso que di hasta tenerlo ante mí. Me agaché para descubrir qué era cuando, de repente, apareció Murphy con un elegante brinco y me arrebató el hallazgo. No podía creerlo, esa morroña se iba a enterar. Corrí tras ella pero la pícara era muy veloz. Iba lista si creía que me iba a rendir tan fácilmente. Busqué una lata de atún e intenté seducirla con ése mísero manjar que le encanta para que se acercara y me devolviera el objeto misteriorso. Anonadada me quedé cuando la vi llegar mansa, fina y con su boca vacante. Intrigada la vi devorar el contenido de la lata, lamerse los morros y salir airosa de mi balcón.

EL REFLEJO

Salí a mi balcón al terminar la llamada y vi a una chica. Me devolvió la mirada. Sin maquillaje, en pijama, despeinada, con mala cara. Ya era hora de limpiar los cristales.

Mi Balcón

Y salí a mi balcón hoy 14 de marzo, mi 42 cumpleaños, sin celebración entre amigos, sin regalos…Y el tiempo paso delante de mí, me mostró que se había cumplido mi sueño. Cada mañana cuando el sonido de mi despertador enturbiaba mi sueño y me indicaba que tocaba correr. Correr para salir a trabajar, para enfrentarnos como cada día a la carrera de la vida, donde arrastramos corriendo a nuestros hijos, una vida de carrera que no nos permite disfrutar de lo que realmente importa. Pues aquí me veo en mi balcón, con todo el día por delante para disfrutar del tiempo. De mi tiempo, sin prisas, sin maquillaje, sin medias, sin carreras… se entremezclan mis sentimientos, MIEDO, INCERTIDUMBRE pero a la vez CALMA SERENIDAD… FELICIDAD. Y así es mi balcón, quien me ha enseñado lo bello que es vivir y disfrutar de tantas cosas que se me habían olvidado.

Intimitat

Vaig sortir al meu balcó. Ella m’esperava com cada vespre. Moltes vegades discreta, d’altres més esplendorosa, però sempre amb aquella llum que sempre m’encisa. Junts ens miràvem sabent que, mes que mai, estàvem sols en aquelles hores de camí cap a la foscor. La brisa agradable i el cel de primavera em donava un escenari magnífic per quasi acariciar-la i gaudir en plenitud de les seves corbes. Tan sols un vianant va trencar aquell moment d’intimitat. La bossa de treball justificava el seu pas accelerat cap a la feina. Per sort no es va adonar de la nostra presència, quasi furtiva, en el nostre racó d’aquell paisatge serè. La nit avançava i el moment era cada cop més intens. Ella es va posar quasi vermella i jo prou excitat per mostrar-se d’aquella manera. Tot va ser idíl·lic fins que el Sol va convidar a marxar a la meva enamorada de manera lenta i cerimoniosa.

Vigilància a la cerca dels infractors

Vaig sortir al balcó del meu pis de Sant Andreu i de sobte vaig veure a un senyor gran fent vigilància des del seu balcó a la cerca de persones que sortien amb el seu gos. Per cada una que apareixia, bronca assegurada. Quin festival!

Y una vez más

Salí a mi balcón con todos mis males y pensamientos negativos. Tenía la cabeza hecha como un bombo. Todo el día en casa, solo, y sin mucho más que hacer que la rutina diaria: teletrabajar, cocinar, comer y limpiar. Ni Netflix me apetecía ver ya. Sólo veía que los días se me hacían lentos, y que al mismo tiempo las semanas pasaban volando. Y sin un final claro al a vista... Entonces fue cuando noté el calor en mi frente. Poco a poco cerré los ojos. La primavera y su tiempo relajado habían llegado sin avisar, y sin que yo pudiera disfrutarlo, hasta ahora. Mantuve los ojos cerrados y disfruté del calor, al mismo tiempo que el silencio me envolvía. Sin darme siquiera cuenta, me había sumido en un momento de relax y desconexión de todos mis males. Los pensamientos se habían apagado, y yo volvía a sonreír.

El hombre del perro gris

Salí a mi balcón y vi a un señor extraño, con gabardina, que paseaba misteriosamente a su perro gris sin un rumbo aparente. De pronto, se detuvo y me miró. Aparté la mirada inicialmente pero luego le observé con intensidad, pidiéndole que se fuera a casa. Me extrañó ver la palidez de sus piernas y unas marcas pronunciadas en forma de línea horizontal a la altura de sus rodillas. No se movía, inerte, hasta que se le cayó la gabardina. Ese ser no era humano, era un maniquí sin vida que me miraba con tristeza. Oí un ruido y escuché a mi vecino del sexto preguntándole a su mujer dónde estaban las pilas. Por la noche, no dormí pensando en lo raro que era mi vecino mientras el maniquí del perro gris me miraba desde el fondo de la habitación.